in

Pedro Mari Zabalza sorprendió a Michael Robinson en el plató de Chester

Pedro Mari Zabalza sorprendió a Michael Robinson en el plató de Chester
Pedro Mari Zabalza sorprendió a Michael Robinson en el plató de Chester

El entrenador Pedro Mari Zabalza sorprendió este domingo a Michael Robinson en su paso por Chester, programa de entrevistas presentado por Risto Mejide. El técnico sorprendió al exjugador, que relató su paso por Osasuna con algunas de sus anécdotas más recurrentes.

«Pensaba que Osasuna era un lugar, yo solo sabía hola, adiós y cerveza. Cuando llegamos al hotel, vi a un señor muy elegante con canas, que no hablaba inglés. Él me decía que él era el entrenador de Osasuna y el director del hotel: Pedro Mari Zabalza. Me dijo que a las 11 tenía que ir a entrenar. Al día siguiente vino Ibáñez, que me enseñó la taquilla y mis nuevos compañeros. Al terminar el entrenamiento, cuando estaba estirando, vi al director del hotel, en chándal y tocando la pelota. Y yo pensaba, menudo anfitrión… Ha venido a ver cómo estaba el césped en mi primer día de trabajo. Todo lo que decía eran palabras mágicas. Al regresar a casa, le conté a mi mujer que el director del hotel era el que mandaba. Descendíamos seguro… Yo había llegado para salvar a Osasuna, y pensé que a Osasuna no lo salvaba ni Spiderman. Y entonces mi mujer me contó que Osasuna no era la ciudad, sino Pamplona», relató Robinson.

Pedro Mari Zabalza, invitado sorpresa, saltó al plató para recordar algunos de los mejores momentos. «Fuiste un jugador importante para mantener la categoría en Primera División. Te podrían sorprender las costumbres que teníamos como equipo, como que rezábamos antes de salir a jugar. De la misma manera que al principio de temporada hacíamos una visita a Javier y besábamos al santo. Deportivamente tengo muy buenos recuerdos de Robin. A nivel personal, no tuvimos ningún problema: yo no sabía inglés y él no sabía castellano. La afición y el club tienen un grato recuerdo con nuestros rezos y nuestros apuros». Sobre el episodio de su hijo, comentó que le parecía «un fallo».

«Me hicieron mucho daño porque yo estaba enamorado. Había encontrado una maravilla. Llegué a querer este escudo y sentí que jugaba para una cosa. Pero tenía un problema, estaba cojo…», relató el exfutbolista.

Puedes ver el programa completo pinchando sobre este enlace.

Written by Osasuna 1920

Osasuna sale de la zona de playoff pero recorta un punto a los puestos de ascenso directo

El Sadar ‘maquilla’ frente al Reus su caída de público