in

‘Bandido’ Martínez: el navarro cuenta cómo fue su ‘asalto’ nocturno a Lezama

'Bandido' Martínez: el navarro cuenta cómo fue su 'asalto' nocturno a Lezama

El navarro Javi Martínez relató este miércoles en un artículo para The Players Tribune cómo fue realmente el episodio para recoger sus pertenencias antes de partir del Athletic de Bilbao rumbo al Bayern de Múnich. Dijeron que había ido borracho y que había peleado con el guardia de seguridad. ¡Madre mía! Alguien se inventó una buena historia». A continuación se reproduce íntegro el texto publicado por Javi Martínez.

«2 de la mañana. Lezama. El centro de formación del Athletic Club está en las afueras de Bilbao. Dentro del complejo, él se dirigió directamente hacia el vestuario del primer equipo con la intención de asaltar su taquilla, que contenía posesiones preciadas. Pero el intruso, tropezó y fue detenido por un guardia de seguridad heroico, que luchó con él hasta caer al suelo. Los dos hombres continuaron forcejeando en el suelo por unos segundos más bajo la noche estrellada hasta que el empleado del club, para su sorpresa, reconoció al aspirante a ladrón como un jugador recientemente desaparecido. Era Javi Martínez», reza la introducción a modo de relato.

Sí, es verdad, fui yo. Pero casi todas las demás partes de esta pequeña y divertida travesura, tal como lo expresaron algunos periódicos en ese momento, están equivocadas. Me río al pensar en ello ahora, años después. Pero empecemos con toda la historia.

Después de seis buenos años en el Athletic, el Bayern de Múnich me llamó. En realidad fue bastante complicado decidirme. Hubo algunos clubes interesados en mí, pero habíamos llegado a dos finales con el Athletic con Marcelo Bielsa, la Europa League y la Copa del Rey, y desafortunadamente no ganamos ninguno de ellos. Me dije a mí mismo que no podía irme de esa manera, y que debía quedarme y asegurarme de que el club ganara un trofeo. Pero en el fútbol, las cosas pueden cambiar de un día para otro. Hoy estás en la cima del mundo, y luego tienes uno o dos meses malos, y de repente estás en el fondo del barro y ya nadie te quiere. Sabía que tenía una oportunidad única de seguir adelante después de una temporada tan buena y que tenía que tomarla. Fue el momento correcto. 

Cuando el Athletic insistió en que debía activarse la cláusula de compra de 40 millones de euros, sólo quedaban dos clubes interesados. Uno de los clubes que realmente quería firmarme era inglés, y el otro era alemán. Económicamente, sus ofertas fueron bastante similares. En realidad, el equipo inglés me ofreció más dinero. Pero cuando el Bayern de Munich me preguntó si quería venir a la ciudad y jugar para este club, para este equipo… oh, amigo. No hubo dudas de que quería ser un jugador del Bayern.

Debido a que la transferencia se finalizó a últimos de agosto, no tuve tiempo de decir adiós a mis compañeros de equipo y de recoger mis pertenencias de las instalaciones de entrenamiento hasta el descanso internacional. Y fue entonces cuando ocurrió ese curioso incidente en Lezama, aunque ni remotamente de la forma dramática en que se informó en ese momento.

Llamé al club para organizar ir allí alrededor del mediodía, pero me dijeron que no. No me dejaron ir antes de entrenar porque pensaban que podría crear malas vibraciones. Era justo, no tuve ningún problema con eso. Pero mis botas todavía estaban allí, mi tablet y mi ropa. Todo estaba todavía en mi taquilla.

Estuve en la ciudad durante el día, así que alrededor de las 21:30 o más (no a las 2 a.m.), fui allí para recoger todas mis cosas. Llamé al timbre para que se abriera la seguridad durante unos 15 minutos, pero no llegó nadie. Hubo algunos trabajos de construcción en ese momento, así que supongo que el timbre no funcionaba. Llamé al gerente del equipo, pero él no cogió su teléfono. Sabía por mis años en Lezama que había otro punto de acceso, más cerca de los vestuarios, así que me acerqué y llamé al guardia de seguridad, Iker, para que me dejara entrar.

«Iker, Iker, por favor abre», grité. Salió, abrió y me dejó entrar. Recogí las cosas y me fui. Eso fue todo. No sucedió nada más.

Imaginen mi reacción al día siguiente, cuando me dijeron que había ido borracho y que había peleado con el guardia de seguridad. ¡Madre mía! Alguien se inventó una buena historia. Ahora puedo reírme de eso. ¿En aquel momento? Estaba aturdido.

Es una dura lección. Pasas años de tu vida en un club, dando todo lo que tienes…. Y luego, al final, las cosas no siempre se representan de la mejor manera. Pero siempre estaré orgulloso de mi tiempo en el Athletic. Fue como mi familia.

Lo interesante que aprendí luego de mudarme a Bavaria fue que el Bayern y el Athletic, por sus diferencias de tamaño, cultura, etc,… también son bastante similares. Son dos clubes muy orientados a la familia. El Bayern te ayuda con todo, con cualquier problema que puedas tener».

Written by Osasuna 1920

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diego Martínez: "Creo firmemente en que nos vamos a levantar"

Diego Martínez: «Creo firmemente en que nos vamos a levantar»

Borja Lasso y Robert Ibáñez, posibles refuerzos de Osasuna según Noticias de Navarra

Borja Lasso y Robert Ibáñez, posibles refuerzos de Osasuna según Noticias de Navarra