in

La cosa se pone fea

La cosa se pone fea
La cosa se pone fea
La cosa se pone fea
Después del encuentro ante el Betís y de la mejoría en el juego que había experimentado el equipo en las últimas jornadas, nadie esperaba lo que ha sucedido hoy en el Reyno de Navarra. El encuentro ha vuelto a recordar a las derrotas de la primera vuelta ante Granada y Valladolid. Un conjunto sin identidad, sin ideas, sin mordiente, sin ambición,… Daba la sensación de que los hombres de Mendilibar no le habrían marcado un gol al Atlético aunque el árbitro hubiese añadido 45 minutos de tiempo extra.
La afición no puede ampararse ahora en los fallos arbitrales, la segunda parte del equipo no es de recibo en un equipo de primera división. No se entiende que con un 0-2 en contra desde el minuto 48 se siga apostando por dos mediocentros de corte defensivo. El «trivotazo» de Mendi no soluciona los problemas de creación y el equipo pide a gritos la presencia del Gato Silva en la medular. La pasividad a la hora de hacer cambios se ha trasladado a la grada que no sabía si reir o llorar ante el esperpéntico juego de los rojos. Mientras tanto Cejudo permanecía en el banquillo, la situación invita a pensar que existe un desencuentro evidente entre el cordobés y Mendilibar.
Oier, el elegido

El hombre multiusos comenzó en esta ocasión como mediapunta. La metamorfosis de este jugador está llegando a límites insospechados. No sería de extrañar ver al equipo jugándose la permanencia en el Bernabeu con el de Estella como delantero centro. 
La obsesión del técnico vizcaíno está llegando al extremo, todo el mundo reconoce la garra y el pundonor del jugador navarro pero pocos son ya partidarios de mantenerlo en la parcela ofensiva del campo, sus cualidades se podrían aprovechar mucho mejor en un posición más retrasada.
El bache llega en el peor momento
Cuando parecía que el agua volvía a su cauce y que los rojillos ya no iban a volver a mirar por el retrovisor, ha llegado una de las peores actuaciones de la temporada. El equipo ha vuelto a recaer en los males de la primera vuelta y muchos se encomiendan al buen hacer del Gato Silva para salvar la papeleta.
Los dos próximos choques se antojan vitales, dos malos resultados ante Valladolid y Espanyol podrían hacer mucho daño a un grupo que había vuelto a confiar en su juego. Habrá que cruzar los dedos para que lo visto hoy haya sido solo un espejismo. Hay calidad para salir adelante y Mendi debe volver a dar con la tecla.

Written by Osasuna1920

¿Cuál es el criterio?

Continúa en el aire el nombre de la marca deportiva que vestirá a Osasuna